PROCESOS PELIGROSOS (mal llamados riesgos del trabajo) OSCAR BETANCOURT

De la interacción entre el objeto, los medios y la actividad, en una organización y división del trabajo determinada, surgen procesos peligrosos para la salud. En otras palabras, en el momento que entra la actividad a interactuar con los objetos y los medios, aparecen como una explosión una amplia variedad de elementos capaces de ocasionar diversas alteraciones a la salud.

El término procesos peligrosos (expresión del proceso de trabajo), asumidos en este muevo enfoque tienen una variedad de acepciones, dependiendo de las tendencias, épocas o instituciones. Así, se los llama también riesgos, exigencias, factores de riesgos, agentes, o simplemente riesgos.
Cualquier palabra que se adopte, no se debe confundir con las consecuencias (efectos) en la salud que surgen por la exposición a estos procesos peligrosos. Sin querer ser esquemático, se diría que los procesos peligrosos se los encuentra en el proceso de trabajo, en las condiciones de trabajo; en cambio, los impactos en la salud se los encuentra en los trabajadores, como individuos y como colectivo. No es adecuado utilizar la misma palabra “riesgo” para dos fenómenos distintos, a pesar que se encuentren relacionados. Los procesos peligrosos tienen origen y naturaleza diferentes a los impactos en la salud, inclusive la manera de destectarlos, valuarlos y controlarlos son diferentes a las alteraciones en la salud, por ello, no es adecuado llamar con una misma palabra a dos procesos diferentes. Más adelanate se discutirá el significado más apropiado de la noción de riesgo.
Para facilitar la comprensión, se diría que los procesos peligrosos surgen al momento que interactúan el objeto, los medios y la actividad.
Si se toma al primer elemento citado en el ejemplo, el ruido no surge de la nada, es un hecho fáctico, concreto que proviene de la interacción de la actividad (ejemplo, esmerilar) con el medio de trabajo (esmeril) y el objeto (ejemplo, una pieza metálica).
Además, hablar solo de la exposición al ruido (con sus características físicas) sería un error si no se toman en cuenta los elementos de la organización y división del trabajo como por ejemplo, la duración de la jornada de trabajo. No será igual para la salud estar expuesto al ruido en una jornada de trabajo de 4 horas que en una de 8 horas.
Los procesos peligrosos son elementos concretos, fácticos, detectables por los órganos de los sentidos y suscepetibles de ser valorados con instrumentos (dosímetros, bombas, luxómetros, etc.), por ello, no pueden ser ubicados al nivel de ¨riesgo¨ porque, como se verá más adelante, lo noción de riesgo, tomada de la Epidemiología de las primeras décadas del siglo veinte, tiene originalmente la connotación de probabilidad
asociativa. Como afirma De C. M. Ayres (2005)2, ¨no se identifica un riesgo, se atribuye un riesgo¨. Entonces, el proceso peligroso (mal llamado riesgo) no es una probabilidad, es un hecho concreto que se encuentra en el trabajo y que surge de la interacción entre el objeto, los medios, la actividad, organización y división del trabajo.
La probabilidad es que ese o esos elementos ocasionen problemas de salud de distinta naturaleza y magnitud, aspecto que se ubica en otro nivel de análisis.

domingo, 12 de julio de 2009

PROCESOS PELIGROSOS

.......

3 comentarios:

  1. Les recomiendo esta lectura sobre procesos peligrosos http://www.proseguridad.com.ve/seguridad-laboral/riesgos-y-procesos-peligrosos/

    ResponderEliminar
  2. Muy completa la información, gracias por tan importante aporte....

    ResponderEliminar